15 agosto 2007

Lanzarote.


Allí donde el sol retoca el color del atardecer, la mirada es seducida por una excelente mezcla de colores cálidos. Tierra abrupta, pero asombrosamente plana. Tierra roja, pero asombrosamente limpia. Es allí donde aún las grúas no han hecho todo el suelo un lugar plano. Allí donde las constructoras no se han comido la mitad del terreno, aunque quieran hacerlo y estén en ello.
Lanzarote (lanzarrota, en alemán) es una isla preciosa, donde la vista inspiraría a cualquier romántico. Es aquí donde los únicos creadores son los volcanes, donde los coches apenas giran y dejan nuestras caras al viento. Sacar la mano por la ventana y dejar que vuele es tan agradable como meter los pies en una palangana con agua fría tras andar varios kilómetros. Notar como el fuego ha esculpido formas tan retorcidas pero bellas, andar por donde nuestras plantas no pueden pisar o por donde las plantas no quieren crecer, saber que el horizonte siempre es un contraste entre rojo y azul, tostar tu piel para después refrescarla en las frías aguas del océano, sentirte en casa....y no estarlo. La arena es la piel más suave de Lanzarote, y me encanta acariciarla. Me recuerda a alguien, y a la vez me ayuda a olvidarla. Lanzarote es una mezcla entre sal y sol en la piel. Lanzarote SSSESSALE. Volveré a hacer figuras en tu arena, seguro.

1 comentario:

*Koneko* dijo...

Ya me enseñaras ha hacer esas burradas en la arena... Aunque yo no voy a la playa a menudo, soy demasiado blanca XD Me quemo con mucha facilidad xDDD Pues me encanta como presentas la isla... Puede que me pase por alla y todo xD

bss! ^^