26 enero 2010

Relatos ilustrados IV: Crónica de una quimera porcina (por Daniel R.)

Relatos ilustrados, o viceversa; esta vez con relato de Daniel R. del blog Lo contrario de un beso.

El amor, al igual que los excrementos, puede encontrarse en los lugares más insospechados. Yo lo hallé en una salchicha de Frankfurt, cuando trabajaba en una fábrica gris de envasado de salchichas. Para una persona enamoradiza, este hallazgo sería menos raro que para mi, pues una especie de frigidez congénita me ha privado siempre de experimentar las sensaciones secundarias a este sentimiento. Nunca sentí pasión alguna por mi familia. Los perros, los gatos y los niños me parecen seres neutros y aún no ha habido bípedo o cuadrúpedo que me enternezca hasta efectuar secreción sudorípara, salivar o lacrimal alguna. Miro con el mismo fervor las películas románticas y las operaciones de hígado. Beso a las muchachas igual que a mi abuela o un maniquí.
En principio, una salchicha no debería ser una entidad con capacidad para inocular en mi un sentimiento de la importancia del amor, puesto que a priori se trata de un ser inerte de origen porcino, incapaz de confundir la compleja mente humana. Pero en el momento del flechazo, algo hizo que esta salchicha se convirtiera para mi en un ser de un potencial magnético insoportable. Quizá fuera la reverberación de la luz otoñal entrando a través de una persiana de la fábrica lo que le dio un fulgor irresistible, un nimbo etéreo, una apariencia epifánica. Quizá fue que ese día tenía las defensas bajas. En cualquier caso y siendo pragmáticos, lo importante no es cómo sucedió esta situación sino cómo me enfrentaré a ella.
Las dudas se han concentrado en mi desde que la salchicha es mi amor secreto. Mi inexperiencia y la rareza del caso me pueden. Qué debo hacer para interactuar con el objeto amado. ¿Plantarlo en una maceta? ¿Colocarlo en un altar? ¿Frotarme con el? Cómo saciará las necesidades que surgen tras el tacto. Qué será de ella cuando yo muera. Toda esta incertidumbre me causa un enorme desasosiego en un área subcutánea de veinte centímetros alrededor de mi ombligo.
Mientras tanto mis hábitos de vida han cambiado. Me he vuelto ovo lacto vegetariano por respeto a la salchicha. Me he convertido en budista y espiritista, para intentar contactar con su vida anterior. Hace poco estuve pensando que la salchicha en su vida primitiva no era un todo en si mismo, sino solamente una parte de un todo, lo que me hizo experimentar una sensación de absurdo espiritual y una profunda congoja en la garganta, tanta que aun hoy me dan ganas de llorar cuando trago.
Yo hablo con la salchicha, le susurro palabras dulces, le recito poemas de Neruda, le compro verduras en el supermercado, y a veces me parece que se eriza, que la enternezco, que se humedece, que su piel se vuelve más rosada. Pero otras veces parece tan fría, tan seca, tan distante que pienso que igual no me corresponde, que quizá se trate de una salchicha nihilista, deprimida por su escasez de autonomía y sus parcas expectativas vitales o que simplemente no esté enamorada de mi sino de otro. Entonces siento celos, la insulto, me arrepiento, le pido perdón de rodillas y mientras espero por su parte alguna señal de indulgencia a mi arrebato celopático, pienso que la vida es demasiado complicada.


17 comentarios:

Ana dijo...

Felicidades a Daniel R. por su estupendo relato, y otra felicitación para ti por la ilustración que acompaña al mismo. ¡Cuanto talento hay por aquí!
Un besito
:)

Clementine dijo...

Que manera de escribir, felicitaciones para él. Y el dibujo genial, está simpatiquisimo :)
A ver cuando una colaboración nuestra! Necesito la ilustracion antes :P

Un beso idiot.

mente nocturna dijo...

Jaja Creo que es mejor enamorarse de una tostada, así si le quieres dar mimos sólo tienes que untarla con mermelada. Me gusta mucho el dibujo y su coloreado.
Un beso muy fuerte! :)

Nastka dijo...

Me ha encantado... admiro la forma que tienes de expresarte, esa madurez en las palabras! tienes mucho talento en el dibujo y en las letras =) Un besito!

Mariel C. dijo...

¡Buenísimo el texto! Es una buena parodia de lo que consideramos "amor" ;)

Y la ilustración es magnífica, como todas las que se ven por este blog :)

Te felicito ^^

Pues, "por cierto" en inglés no tiene traducción literal, sería una expresión como "by the way" (sí, como la canción de los Ret Hot XD) o "certainly" (pero esta última es más formal).

Las fotos de mi blog no son mías, las saco todas de Internet :) Bueno, creo que hay dos mías (la única en la que salgo yo y otra en la que se ve el Teide) de resto, todo es obra de Mr. Google xD

Y lo del punto 12, te puedo asegurar que en mi caso no ha sido sólo la sensación... pero bueno, es la dichosa ley de Murphy, no? :P jeje

¡Un beso!

Guille Rancel dijo...

Natska, las letras no son mías, ya indiqué más claramente de dónde provenían.

Gracias Clemen, Mente y Ana, sabía que les gustaría. El dibujo es quizás demasiado infantiloide, pero me gustan algunas cosas del color. Del relato no puedo decir nada, sólo que me encanta como escribe este hombre..

Y Mariel, y by the fact? es como "de hecho"? clases de inglés a mediodía. Al menos puedo decir que haces buena elección con la fotografía;) a ver si me pongo con ella yo también.
Un beso!

Alberto dijo...

Muy bien Willy, buena ilustración para un buen relato.
Plasma perfectamente las dudas y la incertidumbre del protagonista.

Primer comentario que hago en tu blog, si no me equivoco, ahí queda ^^

Guille Rancel dijo...

El doctor Beckostone, supongo. Gracias por pasarte!!

Daniel R. dijo...

Guille, gracias por todo ¿puedo robarte la ilustración para mi blog? Me alegro de que haya gustado el relato, un saludo.

Guille Rancel dijo...

Por supuesto, Dani. Yo también me alegro, seguro que te pido repetir jaja.

lopillas dijo...

Me alucina la imaginación de la peña. De veras. Chapeau peau los dos.

mente nocturna dijo...

Fue una de esas paradojas que trastocan tu mente en un momento, dije: "Tengo bastante dejado el blog por el tiempo y cuando lo tengo no se me ocurre nada bueno" y ¡Clash! Apareció esa pequeña historieta de la nada y fue vagando hasta que fluyó por las yemas de mis dedos.
Sobre la frase final "No despierto" tiene varios significados (No despierta del sueño en el que puede estar sumido, no cesa de gritar...)
Gracias por pasar y espero que sea verdad eso que dices y cuando crezca consiga algo más.
Un abrazo! ^^

Raquel dijo...

Un relato magnifico, y la ilustración muy apropiada :)

Un beso.

Guille Rancel dijo...

Gracias, señoritas.
Mente, espero que tengas suerte, si sigues así, a algo tienes que llegar.
Besos.

Agustín dijo...

jajaja, increíble el ralato y el dibu, como siempre, muy bueno jajaja.

P/D.: Oye, lo de daniel R. no será el actor de las pelis de harry potter no? (Daniel Radclife?), esperate que voy a su blog y lo averiguo jijiji

saludos!!

Guille Rancel dijo...

Gracias, Agus. Y no, no creo que sea eso, es su nmbre real jajaja.
Saludos!

Noe Cabo dijo...

Increible que alguien haya conseguido que una salchicha me resulte un ser tierno y amigable. Felicidades a quien lo escribió, y a ti por la ilustración... esa habitación denota amor y calorcito, serán las luces, ese embutido ahí tan comodamente colocado... jajaja

Un beso Guille!